Especialistas de FUCAM, en colaboración con otras instituciones mexicanas realizaron una investigación sobre caracterización molecular encontrando una diferencia genética tumoral entre mujeres hispano-mexicanas en comparación con mujeres asiáticas y caucásicas. Este resultado es de gran importancia, ya que  esta mutación en este grupo de mujeres tiene  potencial para poder ser tratado.

Concretamente, se descubrió que el gen AK1 está 8% más mutado entre las pacientes mexicanas en comparación con mujeres de otras razas que sólo lo tienen 4% mutado. Este es un descubrimiento relevante porque lo pueden hacer un blanco terapéutico ya que este gen se puede inhibir con tratamiento médico que ya existe. Sin embargo, hay que hacer pruebas de diagnóstico molecular las cuales pueden ser caras.

Se difundió a través  de Nature Communications, una  de las revistas científicas más prestigiosas en el  mundo.  Esta investigación fue publicada el 14 de abril del presente en Nature Communicationes, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo.