Junto con otras 47 organizaciones dedicadas a la salud, Comesama se une al Colectivo Cero Desabasto. Lo hacemos porque nos preocupa que el número de casos de no surtimiento de medicamentos se ha agudizado los últimos años, aun cuando las atenciones de salud para pacientes no covid-19 han disminuido considerablemente desde el inicio de la pandemia

El número de casos de no surtimiento de medicamentos se ha agudizado los últimos años, aun cuando las consultas para pacientes no covid-19, diminuyó 107% entre 2019 y 2020; equivalente a 45 millones de consultas menos. Tan solo las consultas de cáncer cayeron 131% en comparación con el año previo. La Secretaría de Salud reporta que durante 2020 una de cada cuatro recetas no fue surtida de forma efectiva en las unidades de primer nivel de atención3. En los últimos dos años el IMSS emitió 431 millones de recetas, de las cuales 21 millones (4.8%) no fueron surtidas de forma completa o fueron negadas en su totalidad, lo que equivale a un aumento de 11 millones de recetas no surtidas a derechohabientes. En el programa “Tu Receta es tu Vale” del IMSS, 8 de cada 10 vales no fueron canjeados

Pese a las más de 23 mil quejas que se han interpuesto9 en los últimos dos años en los subsistemas de salud, Comisiones de Derechos Humanos y Comisiones de Arbitraje Médico, sólo un puñado de casos han sido solucionados.

Por lo anterior el 23 de marzo se entregó un documento con nuestras demandas en la Secretaría de Salud, en la Cámara de Diputados, en la Cámara de Senadores y en Palacio Nacional y se hizo un Facebook live donde algunos de sus agremiados leyeron el posicionameinto.

Las peticiones concretamente son las siguientes:

  1. En la implementación de la estrategia para robustecer el Sistema Nacional de Salud, siempre poner en el centro la salud y acceso a medicamentos de las y los pacientes.
  2. Cesar el menosprecio y la politización de las quejas y las demandas legítimas de los grupos de pacientes y sus familias.
  3. Iniciar un diálogo permanente y transparente entre la ciudadanía y las autoridades de todos los subsistemas de salud para atender el problema del desabasto.
  4. Disponer cuanto antes de los medicamentos urgentes y de alto costo cuya falta vulnera la salud o ponen en riesgo de padecer complicaciones a pacientes que viven con cáncer, enfermedades autoinmunes, personas postransplantadas, enfermedades de baja prevalencia, entre otras.